Para el desarrollo de este proyecto se han diseñado una metodología basada en la participación, colaboración y competencia de cada una de las partes.

Tras un proceso de análisis y estudio de los informes y documentos facilitados por todos los agentes sobre las cuestiones planteadas, se realizarán diversas sesiones de trabajo entre los agentes implicados, donde se debatirán los puntos de vista existentes y las diferentes formas de enfocar la situación, los problemas y los intereses de cada parte.

Del conjunto de información, puntos de vista, debates, procesos de innovación competitiva y de todos aquellos planteamientos realizados por los agentes implicados, se redactara un primer borrador de modelo energético global que será sometido a puntualizaciones, mejoras, reflexiones por parte de todos los participantes.

Y tras la implementación de todas las mejoras realizadas al documento borrador inicial se volverá nuevamente a proceder a su revisión para una validación y aceptación de todos los participantes, donde cada uno de ellos deberá confirmar su compromiso específico para llevar a ejecución el modelo diseñado.

Una vez validado y consensuado el modelo energético deseado, se presentara el mismo a la sociedad haciendo mención de las aportaciones de cada parte y su repercusión en el modelo energético diseñado.

Una vez recibidos todos los documentos de los participantes se procederá a desarrollar un mapa estratégico de todas las acciones a realizar, posicionándolas por diferentes grados de importancia, coste, repercusión y otros diferentes factores.

Una vez generado dicho mapa estratégico se realizan todas aquellas reuniones de trabajo necesarias para transmitir el mismo a todos los participantes, dejando un espacio de tiempo para generar mejoras o aportaciones al plan presentado.

Para la realización de todos estos procesos se desarrollarán acciones y soportes de comunicación que permitan la participación activa de todos los agentes y la generación de ideas y debates positivos y buscando siempre la eficiencia y la eficacia.

Para la gestión de todo el proceso se crearán grupos de trabajo formadas por diferentes agentes que deberán debatir y trabajar aspectos comunes y cercanos a su actividad. Del mismo modo velarán por el cumplimiento de plazos y calidad de las aportaciones de las partes en los diferentes procesos que se lleven a cabo durante todo el proceso. Desarrollando de manera paralela un control sobre el interés y participación en el proceso con el fin de velar por la verdadera implicación en el cambio de modelo energético.